LA IMAGEN DE LA MUJER EN LAS ESCULTURAS

 

Como podemos observar, la mujer ha sufrido cambios importantes a lo largo de su existencia. Todos esos cambios  han sido importantes ya que la han ayudado a ser más libres, a tener su propia opinión, a confiar más en sí misma y a comenzar a ser realidad sus sueños.

Tengo que recordar que toda esta información la hemos ido obteniendo poco a poco a raíz del escultor Constatin Brancusi.

¿Cómo idealiza Brancusi a la mujer?

La obra “torso de mujer joven” de Brancusi, está hecha de un material blanco y suave, delicado a simple vista.  Podemos decir, que son materiales que nos transmiten la delicadez, la blancura  y la suavidad de la piel de las mujeres.

Este escultor no le da demasiada importancia a la figura de la mujer, a  su cuerpo, si está gorda o delgada.  Brancusi en su obra, nos muestra, nos transmite como son todas las mujeres, sin fijarse en los típicos estereotipos que siempre se ven a simple vista. Nos muestra lo que pocas personas se ven,  aun formando parte del exterior. Nos muestra la delicadez, la blancura y la delicadeza que toda mujer tiene.

                                                                                     

Brancusi a través de su obra “El Beso” idealiza a la mujer como una persona igual al hombre, ya que en la escultura como podemos percibir el hombre y la mujer se unen formando un solo ser.

El beso que nos transmite Brancusi  en ésta obra, no es un beso de amantes, es un beso de amor. Es un beso donde sabemos a simple vista que hay sentimientos y no un simple deseo sexual. 

Nos muestra que tanto hombre como mujer sienten lo mismo,  que en ese beso dos personas se unen en uno.

                                                                                        

 A continuación vamos a hacer una comparación con otros escultores. Veremos las distintas formas en que los escultores  ven a la mujer.

 Del escultor Fernando Botero podemos destacar que las todas sus obras tienen un tamaño y una dimensión especial. Las mujeres que hace Fernando son todas obesas.

  

El escultor Salvador Dalí,  es caracterizado por el surrealismo de sus esculturas.  Este tipo de esculturas se debe a la admiración al arte renacentista.

Destacamos la obra “Génesis”.

                                                                                  

De eta obra destacamos a la mujer en sí. Este escultor no muestra todas las características de la mujer. Lo mejor que podemos apreciar es su silueta delgada, ya que sus rasgos no lo apreciamos. En la imagen podemos ver como delante de la obra aparece una mujer, con la misma postura que tiene la escultura.

La escultura de Génesis muestra a dos mujeres practicamente iguales. Quizás es esto lo que nos quiere transmitir Dalí, de que todas somo iguales.

El escultor Alberto Giacometti, abandonó el surrealismo y volvió al arte figurativo. Aparecen entonces sus figuras humanas alargadas y de apariencia nerviosa, muy delgadas y de superficie áspera, a menudo de tamaño natural, que pueden estar representadas solas o en grupo. (Información cogida de  http://www.biografiasyvidas.com/biografia/g/giacometti.htm )

Destacamos la obra “Mujer de Venecia I”

                                                                                                   

Este escultor muestra a las mujeres muy delgadas, casi sin forma ninguna. Des estas esculturas solo podemos apreciar la figura de la mujer. Lo mismo ocurre con las esculturas de hombres.

El escultor Julio Antonio López, hace esculturas de estaturas reales. Hace al hombre y la mujer como son en la realidad. Hace mujeres que no son ni delgadas ni obesas. Con una estatura siempre más baja que la del hombre. Podemos observar que las esculturas muestra todos lo detalles del cuerpo humanos. Son imágenes muy reales.

De este escultor destacamos la obra “Hombre y Mujer”.

                                                                                                        

Como podemos apreciar, la figura de la mujer, desde el punto de vista de las personas, es muy irregular. La mujer puede ser alta, baja, gorda, delgada, rellenita, fea, guapa… las mujeres somos muy distintas unas de otras, por lo que una imagen  o una figura no generaliza la imagen de la mujer.

No veo justo que por las ideas, pensamientos…de ciertas personas sobre cómo son las mujeres afecten a la sociedad (como hemos comentado anteriormente).

Los escultores nos enseñan muchas imágenes de mujeres y ninguna igual que otra. Todas las figuras tiene algo que las distinguen de las demás, por lo que nos hace pensar, que no todas las personas somos iguales, que dependiendo de la persona que mire, seremos de una manera  o de otra.

Lo mismo lo hace la publicidad, con la única diferencia de que en los anuncios mayoritariamente solo aparecen mujeres esbeltas y delgadas y en las esculturas podemos apreciar un poco de todo.

Por este motivo muchas veces no podemos hacer caso a todo lo que vemos, pues tenemos que mirar más allá, y debemos de querernos y sentirnos bien con nosotras mismas eso es lo principal. Lo que puede ser feo para alguien puede ser bonito y bello para otros/as.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: